La Giralda

El Imperio Almohade fijó la capital de Al-Andalus en Sevilla y construyó una gran mezquita, más grande que la de Córdoba, con 17 naves y cinco cúpulas ante el mihrab. Esta mezquita fue destruida para construir la catedral cristiana de estilo gótico, respetando únicamente dos elementos musulmanes: la citada Giralda, reconvertida en campanario cristiano y el Patio de los Naranjos.

Leer más

La Giralda tiene la estructura clásica de los alminares almohades y se seguirá usando durante siglos en la mayoría de los campanarios mudéjares. Está compuesta de un prisma central de base cuadrada, rodeada por los cuatro muros externos. Entre ambas estructuras se sitúan las rampas de subida, que en el caso de la Giralda y por su gran tamaño, permitía el acceso a caballo. El esfuerzo de ascender por el interior de la torre hasta las campanas da oportunidad de observar, a poca distancia, los trabajos de sus ventanales, donde se pueden admirar los propios arcos y los capiteles de ascendencia califal.

La decoración exterior se basa en ajimeces o vanos bíforos, bien con arcos de herradura semicirculares o polilobulados, rodeados por alfiz y acogidos por otro gran arco lobulado apuntado. En las calles laterales hay arcos murales ciegos y se extienden los paños de sebka que desde lejos se asemejan a una red de rombos.

El último cuerpo de la torre almohade fue sustituido en el siglo XVI por Hernán Ruiz , se trata de un remate renacentista a 104 metros de altura,  sobre el que gira una estatua femenina de bronce de 4 metros de altura que representa «la fé victoriosa» llamada el «giraldillo» que da nombre a la torre.

Dirección:

Calle Cardenal Cisneros, 1. C. Postal: 45002 (Casco Histórico)

Horario:

De lunes a sábado de 10:00 a 18:30. Domingo de 14:00 a 18:30. Cierre de taquillas a las 18:00

Días de cierre:

1 de enero; Viernes Santo; Día de Corpus Christi y 25 de diciembre.