Reales Alcázares

El Real Alcázar es un conjunto de palacios rodeado por una muralla. Se construyó sobre un asentamiento romano y más tarde visigodo. A partir del año 720 d.C. los árabes lo utilizaron como residencia para sus gobernantes. Tras la Reconquista de Sevilla el monumento fue ocupado por Fernando III y Pedro I el Cruel reedificó el antiguo edificio almohade para habilitarlo como residencia real en el siglo XIV. Tiene aportaciones de todas las épocas, aunque los estilos dominantes son el mudéjar y renacentista.

Leer más

Cuando los almohades llegaron a Al-Andalus, convirtieron a Sevilla en la ciudad más importante de la península, nombrándola como capital a partir del año 1172. Bajo el califato de Abu Yusuf Yaqub al-Mansur (1184-1199) se levantaron nuevos edificios destinados a la residencia del califa y su corte. El palacio fortaleza construido por Abd Al Raman III, está  formado por salas exquisitamente adornadas con yeserías, alicatadas y artesonados, que combinan acertadamente con los esplendorosos jardines y el agua, creando así un bonito conjunto. 

Cuando Sevilla se anexionó a la Corona de Castilla en el año 1248, tan sólo seis años más tarde,  bajo el reinado de Alfonso X el sabio, se comenzó la construcción de un nuevo edificio que modificó la estructura almohade. Para ello se eligieron los más innovadores modelos de la arquitectura gótica, demostrando de esta forma el nuevo poder con un estilo cristiano. Un siglo después, entre 1356 y 1366, se realiza la construcción del palacio de Pedro I, ya no era necesario marcar la diferencia con respecto al poder anterior,  buscando una influencia islámica, que se consiguió gracias a la obra de mano mudéjar, procedente de Toledo, Granada y Sevilla. Era la residencia privada del gobernante. Tiene una planta rectangular, con diferentes estancias en torno a dos patios, el de las Doncellas, con las habitaciones más protocolarias, con unos bellísimos zócalos de azulejos y el patio de las Muñecas, centro de las salas de carácter privado, con una gran colección de capiteles. De este patio se dice que debe su nombre a las nueve caritas de muñecas talladas en las columnas de los arcos. A este patio se abren la Sala de los Reyes Católicos, el Cuarto del Príncipe y la Sala de los Pasos Perdidos.

En cuanto a los jardines en la actualidad, ocupan más de 70.000 metros cuadrados, y son una sucesión de espacios de diferentes épocas y estilos. Nacieron por la necesidad de contar con una huerta dentro del recinto defensivo, pero a medida que se iba perdiendo el carácter militar fueron transformándose en lugares de descanso. Quizás, el que más destaca es el Jardín de Mercurio, con un estanque de grandes dimensiones que reaprovecha una antigua alberca, y en cuyo centro se sitúa el dios del comercio, con un muro de grutescos de fondo. Otros son el Jardín de las Flores, el del Príncipe o el de la Danza, dónde el agua se encuentra presente por medio de fuentes y estanques, y una naturaleza que armoniza con los pabellones y los cenadores.

Dirección:

Patio de Banderas, s/n. 41004  Sevila

Cómo llegar :

Metro: Puerta de Jerez, línea 1.

Autobús: líneas C4, C3, 5, 41, 42, C1 y C2

Horario:

Del 01 de Octubre al 31 de marzo :

De lunes a domingo : de 09:00 hrs a 17:00 hrs

Del 01 de abril al 30 de septiembre:

De lunes a domingo: de 09:30 hrs a 19:00 hrs

Días de cierre:

01 y 6 de Enero

25 diciembre